Este sábado 18 me dirigía yo tranquilamente al FLISOL, a realizarse en la ESPOL, y me encuentro con un disco pare un tanto obvio…

Pare o lo lamentará...

Pare o lo lamentará...

Lo más descorcentante es que a mis espaldas no había carretera alguna. Curioso…

Anuncios