Estaba yo en una clase muy entretenida en mi Universidad (una materia que la titulo “Clase de mundos rosas y maripositas de colores” o “Clase de My little pony” de la cual hablaré quizá en otro post) cuando me fijo en una de las inscripciones que estaba en una de las bancas y que me pareció interesante.

24092010(001)

Bueno, mi celular no tiene muy buena resolución y la foto se ve muy borrosa pero lo que dice ahí es “La vida por los colores”. Cabe mencionar de que a mi no me gusta el fútbol y por lo tanto no tenía ni la menor idea de a qué se podía estar refiriendo esa frase, así que para aprovechar el tiempo me puse a pensar en las implicaciones filosóficas que podría tener y se me ocurrieron algunas opciones:

  1. Un ladrón de colores. Sí, algún desalmado que tenía necesidad de unos lápices de colores y pues se los quiso robar a algún niño indefenso. Por supuesto el niño no iba a dejar que se le lleven los colores así no más, por lo tanto al antisocial no le quedó más remedio que darle muerte. Así el niño dio “la vida por los colores”.
  2. Ya que estábamos en la clase de mundos rosas y maripositas de colores se me ocurrió de que también podía ser una frase optimista, de esas que te dicen que los colores le dan vida a algo, así la frase podía referirse a que necesitamos una vida llena de colores, alegría y todas esa vainas.
  3. Al principio no me había fijado bien y pensaba que decía “La vida por los olores” lo cual haría que la frase sonara un poco menos filosófica de lo que en realidad era.

Luego al estar en la tranquilidad de mi hogar y hacer un poco de investigación resulta que la frase se usa en el ámbito futbolístico, lo cual no me sorprende, ya saben otra de esas frases nacionalistas, y como el nacionalismo no va conmigo pues hasta aquí el post, me despido.